Somos distribuidores autorizados del tratamiento innovador Invisalign®. “La clara alternativa a los brackets”


https://www.clinicadentalsimon.com/wp-content/uploads/2016/06/prueba-logo.png
Estas-son-las-consecuencias-de-consumir-bebidas-energéticas-sin-moderación.png

El nombre de Vinnie Pyner se hizo mundialmente conocido hace unas semanas. Su historia no esconde ninguna proeza o descubrimiento. O quizá sí, porque es un mal ejemplo del que se debe aprender. En Dental Simón te descubrimos que le ocurrió y te explicamos las consecuencias de consumir bebidas energéticas sin moderación.

Seis latas al día

Este joven británico de 21 años apareció en todos los medios de comunicación nacionales e internacionales por sus excesos con los refrescos estimulantes. Un producto muy demandado en época de exámenes. Precisamente de esta manera es como comienza su historia. En el año 2017, se encontraba en su segundo año de universidad e ingería este tipo de productos porque le «ayudaba a concentrarse». Pyner consumía tres latas, una en cada comida. Esta práctica terminó convirtiéndose en un hábito con una dosis el doble de alta.

Pese a lavarse los dientes dos veces al día, a finales de ese año comenzó a sentir un intenso dolor dental cada vez que masticaba un alimento. Una advertencia que se materializó con la fractura de cuatro piezas dentales cuando mordía una manzana en marzo de 2018.

No superar los 1,36 litros

El fabricante de esta bebida indica en su etiqueta que no debe superarse 1,36 litros al día. Una cantidad que Pyner elevó hasta los tres litros. Se debe tener en cuenta que una lata de medio litro contiene 54 gramos de azúcar y 160 miligramos de cafeína.

24 empastes y varios implantes

Los efectos del exceso concluyeron con una visita al dentista. El especialista le confirmó que su dentadura estaba prácticamente podrida. Fue entonces cuando comenzó un tratamiento para el que fue necesario realizar 24 empastes y varios implantes.

Estas son las consecuencias de consumir bebidas energéticas sin moderación. En Dental Simón te recomendamos que reduzcas la cantidad ingerida de este producto. Así como que acudas a consulta para revisar el perfecto estado de tu boca.

En Dental Simón | Los peligros de alargar el uso del chupete


Los-peligros-de-alargar-el-uso-del-chupete.png

¿Hasta que edad debe mi hijo usar el chupete? Es la duda más extendida entre los padres. Una pregunta de fácil respuesta, pero que muchos progenitores desconocen. En Dental Simón te contamos los peligros de alargar el uso del chupete y resolvemos todas tus cuestiones.

Se debe retirar a los dos años

La Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO) aconseja retirarlo antes de los 24 meses. Pasado este este período, los niños corren el riesgo de sufrir malformaciones bucodentales. Desde la institución también señalan que el uso del chupete debe prevalecer por delante del pulgar. El motivo es ayudar a estimular la succión en los pequeños.

«El chupete ayuda a los bebés a conciliar el sueño y a calmarse cuando lloran, reduce la incidencia de la muerte súbita y es menos perjudicial que el hábito de chuparse el dedo, o incluso la mano», explica el presidente de la SEDO, Juan Carlos Pérez Varela.

Paladares ojivales o mordidas abiertas

La prevalencia del uso de esta pieza de goma más allá de los dos años puede ocasionar alteraciones en la boca del niño. Los paladares ojivales y las mordidas abiertas son las más frecuentes. La primera patología provoca un estrechamiento en la parte superior de la boca. Y entre sus consecuencias se encuentran la mordida cruzada, los dientes torcidos y el apiñamiento de las piezas. La segunda es una maloclusión que se produce cuando los caninos chocan entre sí y ambas filas de dientes no se cierran correctamente. Ambas deformaciones se pueden corregir, aunque no será necesario hacerlo si se retira el chupete a tiempo.

Ya conoces los peligros de alargar el uso del chupete. Acude con tu pequeño a Dental Simón para que nuestro equipo de odontopediatría compruebe que su salud bucodental es correcta.

En Dental Simón | Guía para cuidar tus dientes en el trabajo


Qué-es-y-cómo-tratar-la-mordida-cruzada.jpg

El Consejo de Dentistas calcula que entre un 5 y 27% de la población padece esta patología. Un trastorno que sin tratamiento puede ocasionar problemas graves de tipo esquelético y muscular. En Dental Simón te contamos qué es y cómo tratar la mordida cruzada

Origen

Se trata de una maloclusión muy frecuente relacionada con la dentadura. Al morder, los dientes inferiores se sitúan por delante de los superiores. A priori, no reviste una gravedad extrema, pero si esta alteración no se corrige puede provocar problemas en el desarrollo de la estructura facial.

Entre las causas más comunes de su origen se encuentran la influencia genética, la alimentación y el crecimiento. Son los factores que determinan el motivo de este trastorno y que se pueden clasificar de tres maneras:

  • Origen dentario. Los dientes tienen una posición inadecuada.
  • Origen esquelético. El tamaño del maxilar superior es inferior a la mandíbula.
  • Origen mixto. Es un híbrido entre las dos causas anteriores.

 Tratamientos

Resulta fundamental tratar de manera precoz la mordida cruzada. Un diagnóstico tardío puede ocasionar en el paciente un crecimiento asimétrico de la mandíbula. Para evitar esta malformación, lo más sencillo es hacerlo en la infancia. Durante la niñez, la dentadura se encuentra en fase de desarrollo. Esto permite que con la ayuda de un aparato expansor las piezas se recoloquen con facilidad.

El tratamiento se vuelve más complejo durante la edad adulta. Con la fase de desarrollo concluida, moldear la posición de los huesos es más complicado. La ortodoncia puede ser suficiente en el mejor de los casos, pero si la desviación es muy pronunciada será necesario combinarlo con una cirugía correctora.

Ahora, ya sabes qué es y cómo tratar la mordida cruzada. Si piensas que puedes sufrir esta patología, no dudes en acudir a Dental Simón. Nuestro equipo de especialista te aconsejará el mejor tratamiento para tu caso.


Los-casos-de-bruxismo-aumentan-en-Navidad.png

La ansiedad y el estrés son dos factores determinantes en la aparición de este trastorno que puede propiciar desgaste dental. Es paradójico, pero cuando se acercan fechas tan señaladas como Nochebuena o Nochevieja, días de celebración, los nervios afloran. Los preparativos previos son los culpables de este incremento de los niveles de tensión. Un problema que provoca que los casos de bruxismo aumenten en Navidad, según expertos de la Cátedra de Investigación del Sueño de la Universidad de Granada-Grupo Lo Monaco. En Dental Simón te contamos todos los detalles de este trastorno que afecta a al 70% de la población.

Este incremento de crisis la sufrirán en mayor medida aquellos pacientes con trastorno crónico. La explicación se encuentra en el aumento de compromisos sociales, según apuntan los científicos.

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es una patología que consiste en apretar de forma inconsciente los músculos de la mandíbula. Este movimiento involuntario suele producirse durante la noche y puede ocasionar serios problemas dentales. El dolor de mandíbula, el debilitamiento de las encías y el desgaste dental son los padecimientos más comunes.

Posibles tratamientos

Para combatir esta enfermedad es necesario abordar dos vías de acción: un tratamiento médico y uno psicológico. En el primero, el dentista proporcionará al paciente un protector para evitar el desgaste dental. En el segundo, el psicólogo le entregará una técnica de relajación que reduzca el estrés y le permita un mejor descanso. Estos dos tratamientos mejorarán el descanso y reducirán las posibles lesiones dentales en las personas que sufren esta patología.

Los casos de bruxismo aumentan en Navidad. El estrés y la ansiedad se encuentran detrás de este incremento. En Dental Simón contamos con un grupo de especialistas que te ayudarán a minimizar estas crisis.


Cuatro-hábitos-comunes-que-dañan-nuestros-dientes.jpg

España es el país del sur de Europa con peor salud dental. El 85% de población sufre al menos un problema relacionado con la salud bucodental, según un estudio realizado por GlaxoSmithKline (GSK). Si a esto le sumamos los cuatro hábitos comunes que dañan nuestros dientes, el resultado es una alta probabilidad de lesionar nuestra dentadura. Para evitar que esto ocurra en Dental Simón te explicamos cuáles son estas malas costumbres.

La higiene dental es la gran olvidada. Más de la mitad de los ciudadanos españoles (57%) no se cepilla los dientes tres veces al día, el mínimo recomendado para la mayoría de pacientes. Se trata de un error que compromete la salud de las piezas dentales. Para solventarlo basta con equiparse con un pequeño neceser que permita cepillarnos los dientes incluso fuera de casa. Sin embargo, existen costumbres que realizamos de forma inconsciente que arruinan la limpieza y perjudican nuestra salud dental. Son errores comunes fácilmente evitables.

El cepillo no se comparte

Es una práctica insana muy frecuente. Cuando dos personas utilizan el mismo cepillo para lavarse los dientes, están intercambiando bacterias. Es evidente que quienes lo realizan no piensan en ello y justifican su actuación alegando que es igual de nocivo que un beso.

La lengua, la gran olvidada

La utilizamos durante todo el día para comunicarnos, pero cuando llega la hora de lavarse, desaparece. Es un despiste grave porque la lengua es un gran nido de bacterias. Para que la limpieza sea completa, debemos cepillarla con movimientos firmes y de atrás hacia delante.

¿Primero se mojan las cerdas o se echa la pasta?

Parece irrelevante pero no lo es. Es posible que ni nos acordemos de que es lo primero que hacemos. No hay problema porque a partir de ahora siempre lo vamos a recordar. Mojar las cerdas es lo primero que debemos hacer. De lo contrario, el dentífrico puede perder sus propiedades y la cantidad que queda en el cepillo ser insuficiente. Así que recuerda, el primer paso siempre es humedecer el cepillo.

El dentista es mi enemigo

El especialista es el mejor aliado para nuestra salud dental. Acudir a consulta al menos dos veces al año puede prevenir lesiones futuras. El dentista puede advertir posibles riesgos que con una limpieza diaria no desaparecerán. Es el complemento perfecto para cuidar nuestros dientes.

Estos son los cuatro hábitos comunes que dañan nuestros dientes. Una vez conocidos, sólo queda evitarlos y acudir a Dental Simón para comprobar que todo está correctamente.

 


Estos-son-los-peores-alimentos-para-la-sensibilidad-dental.jpg

El Ilustre Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia (ICOEV) estima que un 25% de la población adulta padece este trastorno asociado a traumatismos dentales, pérdida del esmalte o caries. Este dolor intenso de corta duración se intensifica durante los meses de frío o calor y con determinados productos. Estos son los peores alimentos para la sensibilidad dental. En Dental Simón te descubrimos cuáles son.

Controlar la alimentación es una forma efectiva de remitir sustancialmente esta sensación. Para ello, no es necesario realizar demasiados sacrificios basta con reducir ciertos productos. Este simple hecho aliviará y minimizará las dolencias.

Frío o calor

El frío y el calor intensifican la sensibilidad dental ya sea a través de lo que respiramos o comemos. Aspirar aire en días gélidos puede ocasionar dolor dental. El mismo problema surge cuando ingerimos alimentos sólidos o líquidos excesivamente fríos o calientes. Esto significa que las personas que sufren estas dolencias deberán disminuir su consumo.

Cítricos

Los alimentos cítricos favorecen la erosión del esmalte, sobre todo si la saliva no es capaz de neutralizar su ácido. Esta fruta es uno de los alimentos más perjudiciales para la dentadura y la casualidad hace que su consumo aumente durante los meses de frío y calor. En forma de limonada en verano y el zumo de naranja para adquirir vitaminas en invierno.

Dulces

Los alimentos azucarados nutren a las bacterias productoras de caries, que a su vez son uno de los síntomas asociados a la sensibilidad dental. Las estadísticas reflejan que el 50% de las caries se producen en Navidad, época de mayor ingesta de dulces. Las golosinas son, por lo tanto, un alimento que puede estimular este padecimiento.

Alcohol  

El alto contenido en azúcar de las bebidas espirituosas les convierte en un producto perjudicial. El alcohol como los dulces también favorece la aparición de caries y aumenta la sensibilidad dental. Además, este tipo de bebidas suelen combinarse con bebidas carbonatadas, lo que incrementa el nivel de azúcar ingerida. Para evitar la erosión del esmalte y la dentina, es recomendable enjugarse después de su consumo.

Estos son los peores alimentos para la sensibilidad dental. Ahora, sólo debes limitar su ingesta y acudir a Dental Simón para que un especialista revise el correcto estado de tu salud dental.


Nanopartículas-para-detectar-y-tratar-la-placa-oral.jpg

Es el último avance desarrollado por científicos de la Universidad de Illinois. Se trata de una solución revolucionaria en fase de pruebas. En Dental Simón te explicamos cómo actúan las nanopartículas para detectar y tratar la placa oral.

Los dientes de ninguna persona están libres de la placa, aunque una buena salud bucodental puede reducir considerablemente sus efectos. Las bacterias que habitan en la boca se nutren de los alimentos ingeridos y de la saliva. Estos restos forman una película incolora que se adhiere a las piezas dentales.  Si no se retira diariamente, puede endurecerse y convertirse en sarro. Un problema nada comparable a sus consecuencias más negativas, las caries o enfermedad de las encías.

Sobre el estudio

Con el objetivo de sufragar estas complicaciones, los investigadores han desarrollado una sonda capaz de identificar marcadores bioquímicos y destruirlos. «Nuestras nanopartículas de HfO2 son mucho más eficientes para matar las bacterias y reducir la carga de biofilm tanto en cultivos celulares de bacterias como en ratas”, asegura el creador del sistema, Fatemeh Ostadhossein.

El dispositivo de nanopartículas está compuesto por un metal no tóxico. Y aunque en la actualidad se encuentra en fase de ensayo clínico para uso humanos, sus ideólogos son muy optimistas. «Este mecanismo diferencia nuestro trabajo de los enfoques basados en nanopartículas previamente perseguidos donde el efecto medicinal proviene de los antibióticos encapsulados en las partículas; esto es bueno porque nuestro enfoque evita los problemas de resistencia a los antibióticos y es seguro y altamente escalable, por lo que es adecuado para una eventual traducción clínica», ha afirmado el director de la investigación, Dipanjan Pan.

El mejor cuidado es la prevención

La prevención es el mejor remedio para reducir la placa bacteriana hasta que este avance se comercialice. Cinco cuidados son suficientes para eliminar su formación:

  • Cepillarse los dientes al menos dos veces al día
  • Usar el hilo dental para limpiar los restos que el cepillo no ha podido retirar
  • Utilizar el enjuague bucal
  • Reducir el consumo de productos azucarados
  • Visitar al especialista

Nanopartículas para detectar y tratar la placa oral es el último avance científico desarrollado por investigadores estadounidenses. Una solución revolucionaria en fase de pruebas y sin fecha de comercialización. Acude a Dental Simón para controlar el correcto estado de tus dientes hasta que este método se convierta en una realidad.


Tu-boca-un-gran-termómetro-para-medir-el-estrés.jpg

Las dificultades respiratorias, los mareos, el temblor o la sequedad de boca son algunos de los síntomas más comunes de la ansiedad. No son los únicos y en este trastorno la salud dental también juega un papel fundamental para su diagnóstico. En Dental Simón te explicamos por qué es tu boca: un gran termómetro para medir el estrés.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte en su último informe de una realidad que afecta a uno de cada tres trabajadores. Las altas exigencias, las elevadas cargas de trabajo y los plazos reducidos son los principales responsables de esta patología.

Sus consecuencias

Los dientes y las encías son los más perjudicados en estados emocionales inestables. La probabilidad de sufrir una enfermedad periodontal aumenta en estas situaciones. «La ansiedad puede provocar inflamación y sangrado en las encías, una afección que puede derivar en el desarrollo de gingivitis”, explica la odontóloga María Moya.

Los trastornos gingivales tienen una relación directa con los problemas cardiovasculares. La formación de coágulos puede ocasionar un taponamiento arterial y derivar en un ataque cardíaco.

El bruxismo es otra de las consecuencias asociadas al estrés. Se trata de un gesto involuntario que se manifiesta en situaciones de tensión y que puede provocar desgaste dental. Las férulas es el tratamiento más indicado para acabar con el rechinamiento de los dientes.

“El estrés aumenta la acidez de la saliva atacando al esmalte de los dientes”, declara Moya. Circunstancia que favorece la aparición de caries. De hecho, es la segunda causa más común tras la acumulación de placa bacteriana.

Las aftas y los herpes labiales son las lesiones bucales más vinculadas a esta patología. Ambas tienen más probabilidades de aparecer en situaciones de ansiedad. Su origen se encuentra en un virus que habita en los nervios faciales.

Tu boca: un gran termómetro para medir el estrés. Ante cualquiera de estas consecuencias no dudes en acudir a tu consulta con los especialistas de Dental Simón.

 


La-periodontitis-aumenta-el-riesgo-de-padecer-enfermedades-cardiovasculares-1200x709.jpg

La Sociedad Europea de Cardiología (ESC) ya ha reconocido esta patología como un factor de riesgo para el corazón y los vasos sanguíneos. Y ahora, científicos del UCL Eastman Dental Institute de Londres (Reino Unido) ha encontrado nuevos indicios de esta relación. Su conclusión: la periodontitis aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Sobre el estudio

Para llegar a estas averiguaciones, analizaron los resultados de 21 ensayos clínicos. En ellos, observaron los riesgos de desarrollar hipertensión tras el diagnóstico y tratamiento de la ‘enfermedad de las encías’.

El riesgo aumentaba hasta un 54% en las personas con casos de periodontitis grave y un 30% en los leves. Esto significa que los pacientes que sufren ‘piorrea’ tienen un 41% más de probabilidades de desarrollar hipertensión arterial (HTA).

El otro descubrimiento fue encontrar peligros comunes. “Ambas patologías afectan a millones de personas en el mundo y comparten factores de riesgo como la diabetes, la mala alimentación o el tabaquismo”, explica la directora, Eva Muñoz Aguilera.

Pensando en el futuro

Tras los primeros hallazgos, los objetivos del equipo miran al futuro con cautela y esperanza. Si consiguen demostrar esta relación, la creación de un fármaco común podría ser una realidad. “Nos daría la oportunidad de actuar en el diagnóstico, la prevención y el tratamiento de la enfermedad de las encías con el fin de contribuir, a su vez, en la prevención y el tratamiento de la hipertensión, evitando las complicaciones devastadoras causadas por la presión arterial elevada», apunta la investigadora.

Este estudio es una nueva evidencia de que la periodontitis aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Sus conclusiones se han presentado en el Congreso EuroPerio 2018 de la Federación Europea de Periodoncia (EFP). Y el hallazgo supone una gran noticia que puede mejorar con la creación de un fármaco para tratar ambas patologías. Hasta que esto ocurra la mejor solución es acudir a Dental Simón y mantener una perfecta higiene bucal.


de-la-boca-a-la-mente-1200x675.jpg

¿Sabías que una mala higiene bucodental puede afectar a tu salud mental y viceversa? La acumulación de bacterias en la cavidad bucal puede tener importantes consecuencias no sólo físicas, ya que también puede ser señal u origen de algunos problemas en nuestro cerebro. En Clínica Dental Simón te mostraremos algunos problemas que pueden pasar de la boca a la mente.

En primer lugar, es necesario señalar que los trastornos mentales no significan lo mismo que las enfermedades psiquiátricas. Dentro de los primeros, se engloban patologías como la apnea del sueño, dificultad para la concentración y la ansiedad. Y dentro de las segundas, podemos encontrar la depresión, el trastorno bipolar, la esquizofrenia, o la demencia entre otros.

¿Cómo se produce el cambio?

Los últimos estudios demuestran que la transmisión de las bacterias bucales al cerebro es posible mediante el torrente sanguíneo en las arterias coronarias, las cuales proporcionan al corazón la irrigación que necesita y, de ahí, pueden llegar a nuestro cerebro, de modo que también podemos deducir que algunas enfermedades cardiovasculares pueden ser consecuencia de la mala higiene bucal.

¿Cuáles son las señales a detectar?

Son diversos los signos que pueden aparecer en nuestro cuerpo, entre los que podemos encontrar cambios de color en los dientes, manchas, encías inflamadas que pueden indicar una gingivitis, sangrar durante el cepillado como consecuencia de la acumulación de placa o problemas en las encías, movimiento de las piezas dentales o problemas al masticar y morder.

Tampoco podemos olvidar las señales que se hacen presentes en la lengua, como las llagas, modificaciones en el color o la textura del músculo, o el mal aliento.

¿Cómo puedo evitarlo?

La aparición de trastornos mentales puede darse por diversas causas, no necesariamente físicas, ya que la carga genética puede jugar un papel importante en este asunto. Sin embargo, la relación entre este tipo de problemas y la mala higiene o las dolencias bucodentales pueden alimentarse recíprocamente, por lo que es recomendable intentar mantener nuestros dientes bien cuidados (cepillado diario, uso del hilo dental y enjuagues bucales y evitar consumir alimentos que puedan dañar el esmalte).

 ¿Qué puede hacer mi dentista?

En el caso de sufrir depresión, ansiedad o cualquier tipo de enfermedad, el odontólogo deberá identificar a estos pacientes, puesto que componen un grupo con características particulares y factores de riesgo comunes para desarrollar patologías bucodentales.

Como podemos ver, la salud de nuestros dientes y encías es más importante de lo que parece, de modo que, desde Clínica Dental Simón, os animamos a cuidarlos como se merecen, para evitar que los problemas de la cavidad bucal pasen de la boca a la mente.

 


Copyright by Clínica Dental Simón 2016.