Somos distribuidores autorizados del tratamiento innovador Invisalign®. “La clara alternativa a los brackets”


https://www.clinicadentalsimon.com/wp-content/uploads/2016/06/prueba-logo.png
Estos-son-los-peores-alimentos-para-la-sensibilidad-dental.jpg

El Ilustre Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia (ICOEV) estima que un 25% de la población adulta padece este trastorno asociado a traumatismos dentales, pérdida del esmalte o caries. Este dolor intenso de corta duración se intensifica durante los meses de frío o calor y con determinados productos. Estos son los peores alimentos para la sensibilidad dental. En Dental Simón te descubrimos cuáles son.

Controlar la alimentación es una forma efectiva de remitir sustancialmente esta sensación. Para ello, no es necesario realizar demasiados sacrificios basta con reducir ciertos productos. Este simple hecho aliviará y minimizará las dolencias.

Frío o calor

El frío y el calor intensifican la sensibilidad dental ya sea a través de lo que respiramos o comemos. Aspirar aire en días gélidos puede ocasionar dolor dental. El mismo problema surge cuando ingerimos alimentos sólidos o líquidos excesivamente fríos o calientes. Esto significa que las personas que sufren estas dolencias deberán disminuir su consumo.

Cítricos

Los alimentos cítricos favorecen la erosión del esmalte, sobre todo si la saliva no es capaz de neutralizar su ácido. Esta fruta es uno de los alimentos más perjudiciales para la dentadura y la casualidad hace que su consumo aumente durante los meses de frío y calor. En forma de limonada en verano y el zumo de naranja para adquirir vitaminas en invierno.

Dulces

Los alimentos azucarados nutren a las bacterias productoras de caries, que a su vez son uno de los síntomas asociados a la sensibilidad dental. Las estadísticas reflejan que el 50% de las caries se producen en Navidad, época de mayor ingesta de dulces. Las golosinas son, por lo tanto, un alimento que puede estimular este padecimiento.

Alcohol  

El alto contenido en azúcar de las bebidas espirituosas les convierte en un producto perjudicial. El alcohol como los dulces también favorece la aparición de caries y aumenta la sensibilidad dental. Además, este tipo de bebidas suelen combinarse con bebidas carbonatadas, lo que incrementa el nivel de azúcar ingerida. Para evitar la erosión del esmalte y la dentina, es recomendable enjugarse después de su consumo.

Estos son los peores alimentos para la sensibilidad dental. Ahora, sólo debes limitar su ingesta y acudir a Dental Simón para que un especialista revise el correcto estado de tu salud dental.


Cuatro-mitos-sobre-los-implantes-.jpg

Es uno de los tratamientos más demandados en nuestro país. Las estadísticas otorgan a España un liderazgo mundial indiscutible en este tipo de intervenciones. Y como siempre ocurre en estos casos, un éxito tan grande suele generar invenciones. En Dental Simón te explicamos los cuatro mitos sobre los implantes

Alergias o rechazos

El titanio es el material empleado para la fabricación de los implantes. Se trata de un metal biocompatible con nuestro cuerpo que en reducidas ocasiones provoca una reacción adversa. Esto no significa que sea improbable, pero las posibilidades son muy pequeñas. Sólo en un 2% los casos clínicos, la osteointegración entre este material y el hueso no se consigue. Este trastorno esta ocasionado por una mala higiene dental o por una infección previa. La probabilidad de padecer una reacción alérgica también es muy baja. La solución para ambos casos es retirar la pieza implantada.

Tratamiento doloroso

En absoluto. La cirugía de colocación del implante se realiza con anestesia local para evitar que el paciente sienta dolor. Esto le convierte en un tratamiento indoloro durante la intervención. El paciente puede experimentar pequeñas molestias en la zona tratada a medida que la anestesia pierde su efecto. Será un dolor moderado que remitirá fácilmente con la mediación indicada por el odontólogo.

Un remedio para toda la vida

El implante es la solución más duradera y segura, pero no se puede afirmar que sea un remedio para toda la vida. Su tasa de éxito supera el 90%. Nueve de cada diez pacientes conservan su implante 15 años después de la intervención. Esto le convierten en una opción muy recomendable para sustituir la pieza perdida.

No necesitan cuidados

Su mantenimiento y cuidado debe ser más riguroso que el de los dientes naturales. Es fundamental realizar una limpieza exhaustiva. Esta debe comenzar con un buen cepillado y completarse con el uso del hilo dental para limpiar los espacios interproximales. Además, el paciente debe acudir a revisiones periódicas para comprobar el estado del implante.

Ya conoces los cuatro mitos sobre los implantes. Si necesitas una intervención de este tipo no dudes acudir a nuestra clínica. En Dental Simón empleamos los materiales y técnicas más avanzados para realizar tratamientos más cómodos y fiables.


Té-verde-el-complemento-perfecto-para-la-salud-dental-1200x783.jpg

Su origen se remonta 5.000 años atrás y es fruto de la casualidad. A pesar de su naturaleza incierta – es difícil determinar su país de nacimiento- es la bebida más popular del mundo. Su sabor y sus propiedades son su mejor carta de presentación. En Dental Simón te descubrimos los beneficios del té verde, el complemento perfecto para la salud dental.

Un estudio publicado por la Universidad de Kyushu, Japón, revela que más allá de los antioxidantes, esta infusión ayuda a prevenir ciertos padecimientos dentales gracias las sustancias que contiene.

Sobre el estudio

La hipótesis de partida era descubrir la posible relación entre las propiedades curativas del té verde y los problemas bucodentales. Para ello, los investigadores seleccionaron una muestra de 940 individuos con edades comprendidas entre los 49 y 59 años.

La observación determinó que tres indicadores comunes de la periodontitis (profundidad de la bolsa periodontal, pérdida de inserción del tejido gingival y sangrado de las encías) reducían sus efectos con el consumo una taza al día. Los pronósticos iniciales encontraban una base argumental.

Conclusiones

Gracias a esta investigación, publicada en la revista Journal of Periodontology, ha quedado demostrado que la ingesta de 2 ó 3 tazas diarias de té verde:

  • Previene el desarrollo de sarro
  • Evita la propagación de gérmenes en las encías
  • Fortalece los huesos sobre los que se sujetan los dientes
  • Mejora la pigmentación de las piezas dentales
  • Fortifica los dientes, evitando su desgaste
  • Es un efecto antiinflamatorio natural que previene las enfermedades periodontales
  • Reduce la acidez de la saliva y previene las caries

En total son siete los beneficios del té verde, el complemento perfecto para la salud dental con demostrados científicamente. En ningún caso esta bebida debe sustituir a las reglas básicas de salud dental. La limpieza diaria y las visitas a los especialistas de Dental Simón son las únicas prácticas válidas para mantener una salud dental perfecta.


Cómo-limpiar-la-férula-dental.jpg

La conservación de los materiales es fundamental para obtener los resultados esperados con un tratamiento. Mantener una correcta higiene instrumental reduce considerablemente el desarrollo de bacterias. Son pequeños microorganismos imperceptible para la vista que entran en contacto con la boca. Un contratiempo que puede alargar el proceso. Para evitar este inconveniente, en Dental Simón te explicamos ¿cómo limpiar la férula dental?

La función del aparato es evitar los movimientos involuntarios que provocan dolor en las articulaciones o la fractura de las piezas dentales. Son las necesidades del paciente, y siempre bajo supervisión del especialista, las que determinan su uso.

Conservación

El estado de conservación de la funda es fundamental para el tratamiento. La deformación o rotura del aparato imposibilita su función. Para evitar que es esto ocurra, se recomienda transportar y guardar la férula en una caja con una esponja humedecida en colutorio. Y en ningún caso se debe hervir, de lo contrario su forma variaría.

Limpieza

Lavar la prótesis es la forma más eficaz para eliminar las bacterias. El cepillado debe realizarse como mínimo una vez al día con una duración de cinco minutos. Conviene utilizar un cepillo dental blando regular, que será diferente al empleado para los dientes naturales, para realizar la limpieza.

En cuanto al dentífrico, se recomienda emplear uno específico para prótesis. Una vez concluido el proceso, el cepillo y la férula deben aclararse con abundante agua fría. También, es conveniente limpiar el recipiente empleado para almacenar el aparato dental.

Son dos prácticas sencillas que acabaran con cualquier microorganismo que habita en la funda. De esta manera, evitaremos que las bacterias encuentren en la boca un lugar de entrada al organismo.

¿Cómo limpiar la férula dental? Una vez respondida esta pregunta, sólo debes seguir las pautas recomendadas por Dental Simón para evitar contratiempos inesperados. También, te aconsejamos que acudas a la consulta para realizar revisiones rutinarias.


Los-problemas-de-no-renovar-las-piezas-dentales-desprendidas-1200x675.jpg

La pérdida de los dientes definitivos se conoce como edentulismo. Se trata de una patología que cuenta con distintos grados de afección y que no sólo afecta a personas con edad avanzada. Un contratiempo que va más allá de lo estético. En Dental Simón te explicamos los problemas de no renovar las piezas dentales desprendidas.

Principales motivos del edentulismo

Los expertos estiman que entre un 15-20% de adultos (35-44 años) en nuestro país padecen enfermedades periodontales graves. Sus consecuencias pueden derivar en la pérdida de dientes. Pero, las afecciones no son el único aliado de las piezas dentales desprendidas. Un tratamiento inacabado, una mala higiene bucodental deficiente o un traumatismo pueden protagonizar este frecuente contratiempo.

De hecho, un estudio realizado por la empresa Straumann ha concluido que el 20% de españoles con edades comprendidas entre los 25 y los 79 años tienen un implante dental. La solución más empleada para reponer la dentadura.

No renovar las piezas dentales: una decisión equivocada

La implantología es la forma de proceder más adecuada, pero algunos afectados renuncian a esta opción por dos motivos: su elevado precio y el miedo al dentista. Una decisión errónea que conlleva una serie de consecuencias:

– La ausencia de un diente obliga a sobrecargar al resto de la dentadura. Se trata de un problema de masticación que puede ocasionar dolores añadidos o un desgaste adicional de las piezas.

– El diente desprendido libera una cavidad que facilita el movimiento del resto de la dentadura. Durante el desplazamiento, las piezas contactan entre sí. Una fricción que aparte de ser dolorosa puede provocar una inflamación de las encías, caries o alguna fractura.

– La comunicación también se ve comprometida. Es junto a la autoestima el principal perjuicio estético. La ausencia de piezas dentales puede afectar a la pronunciación. Este hecho puede derivar en un complejo que dificulte la capacidad para entablar relaciones.

– El desuso de la estructura ósea puede atrofiarse con el paso del tiempo. Una patología que conlleva tratamientos dentales más dolorosos, largos y costosos.

Ya conoces los problemas de no renovar las piezas dentales desprendidas. Además, en Dental Simón contamos con un equipo de especialistas y un servicio de financiación que facilitarán el repuesto del diente perdido.


La-guía-completa-para-conseguir-unos-dientes-sanos-y-limpios-1200x912.jpg

Infinidad de enfermedades tiene su origen en una mala salud dental. La boca es la principal vía de entrada de las bacterias. Son agentes patógenos que aumentan el riesgo de padecer cáncer, infartos y diabetes. Para evitar este peligro, es necesario conocer la guía completa para conseguir unos dientes sanos y limpios.

Cepillado

Es el método más efectivo para acabar con los gérmenes que anidan en la boca. La duración del cepillado no debe ser inferior a dos minutos y debe realizarse en movimiento cortos y suaves.

El barrido de los dientes y la lengua debe hacerse de dentro a fuera y en un ángulo de 45º con respecto a la encía. La frecuencia de lavado ideal es de tres veces al día y nunca debe ser inferior a dos (mañana y noche).

El mantener el instrumental en buen estado es tan importante como un buen cepillado. Por eso, se debe renovar con frecuencia. El cepillo debe sustituirse cuando empieza a mostrar síntomas de desgaste o cada tres meses. Tampoco conviene tapar las cerdas cuando están húmedas.

Hilo dental

La placa bacteria también acomodo entre los dientes. La forma más sencilla de acceder a estos recovecos es utilizando el hilo dental.  Para realizar este proceso, se deben cortar 45 centímetros aproximadamente. El siguiente paso es enrollar el hilo en los dedos y deslizarlo entre los dientes y a lo largo de la línea de la encía.

Enjuague bucal

Es el complemento perfecto para completar la limpieza, pero nunca debe sustituir el cepillado. El efecto antibacteriano del colutorio protege las encías y ayuda a eliminar los agentes patógenos que habitan en la boca.

La forma de empleo es sencilla. Debe usarse siempre después del cepillado y al menos una vez al día. El enjuague debe permanecer un mínimo de 30 segundos y no ingerir alimentos hasta pasada media hora.

La elección del colutorio no es una cuestión de gustos. El dentista es el especialista que debe elegir el tipo de líquido que mejor se adapte a las necesidades de cada paciente.

Revisiones periódicas

Acudir a Dental Simón, al menos dos veces al año, para evaluar el estado de la salud dental, es la forma perfecta de complementar la guía completa para conseguir unos dientes sanos y limpios.

 


La-higiene-bucal-el-gran-olvidado-del-verano-1200x800.jpg

Llega el verano y las prioridades cambian. La playa y la piscina se convierten en la única preferencia. La rutina desaparece para dar paso a la diversión. Es tiempo de comer y cenar fuera de casa. Dos costumbres olvidadas que regresan con el buen tiempo. Y en medio de esta vorágine de ocio y relax, los dientes pasan a un segundo plano. Esto hace de la higiene bucal, la gran olvidada del verano.

Más de un 20% de los españoles desatiende, o deja, de lavarse los dientes durante este período. Una decisión errónea teniendo en cuenta que en verano se produce un mayor consumo de bebidas y alimentos azucarados.

El odontólogo periodoncista Xavier Calvo advierte del nefasto favor de estas prácticas para la salud bucodental. El consejo del doctor es sencillo, “seguir con nuestra rutina diaria de higiene dental para evitar problemas bucales.

Recomendaciones de la SEPA

Desde la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) han elaborado un decálogo de consejos para disfrutar de una buena salud dental este verano.

El primero es evidente pero también es el más efectivo: cepillarse los dientes. Un hábito que durante el período estival tiende a olvidarse. Por eso, la SEPA recomienda realizar este sencillo gesto dos veces al día durante un minuto. El desayuno y la cena serían los momentos idóneos, siendo el último el más importante para no acostarse sin lavarse los dientes.

La segunda recomendación es evitar las bebidas y alimentos ácidos y azucarados. En el caso de no poder cumplir con este consejo, se debe reducir el número o acompañarlos de alimentos sólidos. También, es conveniente no abusar de productos fríos para disminuir el riesgo de padecer sensibilidad dental.

El último consejo de la SEPA es mantener una correcta hidratación. Otro sencillo gesto que ayudará a disminuir la sequedad y acidez de la boca. Una sensación muy frecuente en los fumadores.

La higiene bucal, la gran olvidada del verano puede dejar de serlo realizando estos sencillos gestos y acudiendo a Dental Simón a la vuelta de tus vacaciones.


de-la-boca-a-la-mente-1200x675.jpg

¿Sabías que una mala higiene bucodental puede afectar a tu salud mental y viceversa? La acumulación de bacterias en la cavidad bucal puede tener importantes consecuencias no sólo físicas, ya que también puede ser señal u origen de algunos problemas en nuestro cerebro. En Clínica Dental Simón te mostraremos algunos problemas que pueden pasar de la boca a la mente.

En primer lugar, es necesario señalar que los trastornos mentales no significan lo mismo que las enfermedades psiquiátricas. Dentro de los primeros, se engloban patologías como la apnea del sueño, dificultad para la concentración y la ansiedad. Y dentro de las segundas, podemos encontrar la depresión, el trastorno bipolar, la esquizofrenia, o la demencia entre otros.

¿Cómo se produce el cambio?

Los últimos estudios demuestran que la transmisión de las bacterias bucales al cerebro es posible mediante el torrente sanguíneo en las arterias coronarias, las cuales proporcionan al corazón la irrigación que necesita y, de ahí, pueden llegar a nuestro cerebro, de modo que también podemos deducir que algunas enfermedades cardiovasculares pueden ser consecuencia de la mala higiene bucal.

¿Cuáles son las señales a detectar?

Son diversos los signos que pueden aparecer en nuestro cuerpo, entre los que podemos encontrar cambios de color en los dientes, manchas, encías inflamadas que pueden indicar una gingivitis, sangrar durante el cepillado como consecuencia de la acumulación de placa o problemas en las encías, movimiento de las piezas dentales o problemas al masticar y morder.

Tampoco podemos olvidar las señales que se hacen presentes en la lengua, como las llagas, modificaciones en el color o la textura del músculo, o el mal aliento.

¿Cómo puedo evitarlo?

La aparición de trastornos mentales puede darse por diversas causas, no necesariamente físicas, ya que la carga genética puede jugar un papel importante en este asunto. Sin embargo, la relación entre este tipo de problemas y la mala higiene o las dolencias bucodentales pueden alimentarse recíprocamente, por lo que es recomendable intentar mantener nuestros dientes bien cuidados (cepillado diario, uso del hilo dental y enjuagues bucales y evitar consumir alimentos que puedan dañar el esmalte).

 ¿Qué puede hacer mi dentista?

En el caso de sufrir depresión, ansiedad o cualquier tipo de enfermedad, el odontólogo deberá identificar a estos pacientes, puesto que componen un grupo con características particulares y factores de riesgo comunes para desarrollar patologías bucodentales.

Como podemos ver, la salud de nuestros dientes y encías es más importante de lo que parece, de modo que, desde Clínica Dental Simón, os animamos a cuidarlos como se merecen, para evitar que los problemas de la cavidad bucal pasen de la boca a la mente.

 


lo-que-debes-saber-sobre-las-llagas.png

Son muchos los problemas que pueden afectar a nuestra salud bucodental, algunos de mayor gravedad que otros, pero igual de importantes, ya que pueden derivar en enfermedades y patologías de difícil solución. Las heridas no son una excepción. En Clínica Dental Simón te explicamos todo lo que debes saber sobre las llagas.

Seguramente, todos hayamos tenido esa molesta sensación en algún momento y nos hayamos resignado a su presencia sin prestarle demasiada atención a su naturaleza, ni tampoco a las consecuencias que puede tener.

Para conocer un poco más estas molestias y evitar su aparición, debemos hacernos una serie de preguntas.

¿Qué son las llagas?

Las llagas son lesiones ulcerosas que aparecen en la lengua y en otras partes de la cavidad bucal. Su tamaño y forma puede variar, pero un requisito indispensable para considerarse llaga serlo es la ausencia de supuración y su carácter superficial.

También reciben el nombre de Aftas.

¿Por qué aparecen?

No se conoce la razón por la que surgen estas heridas, pero sí se conocen diversos factores que favorecen su aparición, entre los que podemos encontrar el estrés, la falta de sueño, la acidez gástrica con flujo, la falta de vitaminas como la C y la B12, el ácido fólico o el hierro. De igual modo, el tabaquismo, morderse accidentalmente y las alteraciones hormonales en las mujeres también pueden ser determinantes.

¿Son contagiosas?

Las llagas o aftas no son contagiosas, pero sí dolorosas y molestas al hablar, beber o consumir alimentos.

El tiempo estándar que tardan en desaparecer son una o dos semanas, dependiendo de si han sufrido roces con los dientes, contacto con alguna sustancia ácida o cualquier tipo de agresión bucal, así como de su tamaño, ya que, cuanto más grandes sean, más tardarán en desaparecer.

¿Qué pueden indicar?

Las llagas no tienen por qué significar nada, puesto que aparecen y desaparecen de forma espontánea, pero es aconsejable prestar atención si aparecen varias a la vez y de forma duradera. Debido a que pueden indicar diversas enfermedades, como el lupus (enfermedad autoinmune), el VIH o el Sida (ambas de transmisión sexual), herpes, celiaquismo, la enfermedad de Crohn e, incluso, cáncer.

¿Cómo puedo tratarlas?

Por desgracia, no existe un tratamiento como tal, aunque sí hay productos que pueden acelerar el proceso de cicatrización. Para adquirirlos, consulta en la farmacia y, si optas por remedios caseros, ten cuidado, ya que puedes correr el riesgo de agravar el problema.

Recomendamos los productos de ácido hialurónico y, por supuesto, una buena higiene bucal para evitar infecciones. De igual modo, para los casos más severos, es mejor recurrir a los corticoides, ya que tienen un efecto antiinflamatorio, aunque se necesita receta para poder comprarlos.

Como podemos comprobar, las llagas no son algo de lo que debamos preocuparnos demasiado, pero es recomendable cuidar bien nuestra boca para evitar que el problema crezca y derive en casos a los que sí debamos dar importancia.

Con esta información sobre lo que debes saber sobre las llagas esperamos haberte ayudado a conocer un poco más sobre la salud bucodental. En Clínica Dental Simón estamos a tu disposición para cuidarla y ayúdate a tener un boca sana.


sayonara-halitosis-01-1200x794.jpg

El mal aliento es uno de los problemas más comunes y, al mismo tiempo, más ignorados por los que la padecen. Sin embargo, es posible que todos nos hayamos enfrentado a alguna situación incómoda por su culpa y hayamos deseado decirle “sayonara, halitosis” para siempre.

En entradas anteriores vimos su naturaleza y su carácter no contagioso, por lo que, ahora, toca saber cómo podemos librarnos de ella.

En realidad, la halitosis es un problema bastante común. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) alrededor del 60% de la población padece o ha padecido de mal aliento en algún momento. Asimismo, puede aparecer por diversas causas.

Origen

Gran parte de los motivos suelen estar relacionados con una mala higiene bucal (no cumplir con la frecuencia del cepillado o no usar adecuadamente el hilo dental, lo que puede causar la aparición de bacterias), así como con razones fisiológicas, como por ejemplo, al despertar por la mañana o después de haber pasado por un largo periodo de sueño. Ello se debe a que las estructuras bucales están en reposo por varias horas y la producción de saliva se reduce.

Otro motivo a tener en cuenta son las caries y las enfermedades de las encías, aunque también puede deberse a problemas originarios de otras patologías, como la sinusitis, infección renal o disfunción hepática.

Tratamientos

Las recomendaciones de los expertos para tratar el mal aliento están enfocadas, mayoritariamente, en el estilo de vida. Aquí entran los cuidados adecuados de la calidad bucal, una buena alimentación (evitar alimentos muy secos y aumentar el consumo de ensaladas, beber mucha agua, tomar cítricos e infusiones no azucaradas), usar enjuagues bucales, caramelos de menta o goma de mascar para refrescar el aliento y potenciar la salivación.

También se recomienda tratar, en primer lugar, las enfermedades que provoquen la halitosis.

Como podemos ver, hay muchas soluciones para esta molestia. Desde Clínica Dental Simón, aconsejamos no ignorarla y consultar a los especialistas en caso de que persista.


Copyright by Clínica Dental Simón 2016.