Las enfermedades orales derivadas de la celiaquía

En nuestro país existen más de 500.000 casos de celíacos diagnosticados y un 75% de españoles sin identificar. Muestra suficiente para analizar la relación existente entre este trastorno alimenticio y las enfermedades dentales.

El Ministerio de Sanidad define la celiaquía como una “enfermedad que consiste en una intolerancia permanente a las proteínas del gluten del trigo (gliadina), del centeno (secalina), de la cebada (hordeina) y del triticale (híbrido de trigo y centeno).

El contacto de la mucosa intestinal con el gluten conduce a la aparición de un daño cuyo espectro oscila desde casos en los que únicamente se aprecia un aumento de la población de linfocitos intraepiteliales (enteritis linfocítica) hasta formas avanzadas de atrofia vellositaria.

Cualquiera de las formas histológicas de la enfermedad, incluso las formas más leves, pueden cursar con diversos estados carenciales, incluyendo anemia, osteopenia u osteoporosis y un amplio abanico de síntomas digestivos y extradigestivos”.

El miembro del Comité Científico de Digital Smile Desing, Iván Malagón, ha explicado cuáles son los padecimientos más usuales en las personas que presentan síntomas de celiaquía. “Es muy sencillo, si el niño suele tener muchas caries, pese a llevar una higiene normal, si se nota cierta decoloración en el esmalte (como manchas blancas amarillas o marrones) y si se fractura habitualmente los dientes o están astillados, probablemente se debe a que su esmalte dental es deficiente.

Los pequeños intolerantes al gluten no absorben bien todos los nutrientes necesarios, y eso se refleja en nuestra boca. Niveles más altos de placa, dientes descoloridos debido a una mala mineralización y por tanto una capa de esmalte mucho más débil frente a las agresiones externas.

También suelen sufrir más sensibilidad dental debido a todo lo anterior y tienen una mayor predisposición a padecer enfermedades gingivales”, ha afirmado.

Las llagas y la inflamación de la lengua son sintomatologías derivadas de la celiaquía.  Estas señales han permitido a los dentistas advertir a un paciente, sin diagnostico, que puede sufrir esta enfermedad.

Soluciones

Una dieta libre de gluten puede prevenir en gran medida la aparición de afecciones orales. A partir de aquí si estas aparecen, basta con acudir al especialista, que será el encargado de asignar un  tratamiento acorde.

Deja un comentario