Observa tu lengua y mide tu estado de salud

 

 

Es la gran olvidada en nuestras rutinas de higiene dental. Pasa completamente inadvertida en nuestra limpieza y le prestamos menos atención de la que requiere. Sin embargo, gracias a su estado podemos encontrar pistas que nos advierten que algo está mal. Observa tu lengua y mide tu estado de salud porque se trata de un gran termómetro que arroja signos de una alteración. En este artículo de Clínica Dental Simón te desvelamos algunas de las señales que deben alarmarte.

Después de leer el primer párrafo seguro que has pensado: “¿cómo sé si mi lengua está sana?”. Bien, la respuesta es fácil. Sabemos que está en perfectas condiciones cuando presenta un color rosado y una textura lisa y sin grietas. Todo lo que se aleje de este estado debe preocuparnos de manera relativa. Es decir, no debemos inquietarnos, pero si prestar atención y acudir al facultativo para que la examine.

A continuación, te descubrimos las cuatro alteraciones de color más comunes que puede sufrir tu lengua y las causas que pueden provocarlas. Todas estas anomalías pueden ser tratadas de manera efectiva para recuperar el estado normal.

 

Aframbuesada

 

Se caracteriza por tener un color rojo, similar a la fresa o la frambuesa, y presentar hinchazón e irregularidades. Es síntoma de una afección subyacente y puede provocar alergias a alimentos o medicamentos. Entre sus causas más comunes se encuentran la enfermedad de Kawasaki, la escarlatina, síndrome de shock tóxico y un déficit de vitamina B12.

 

Saburral

 

Presenta una capa blanquecina producida por la acumulación de residuos, bacterias y células muertas. El dorso de la lengua se blanquea y aparece la halitosis y el mal sabor de boca. Las causas más comunes son la falta de higiene, afecciones del aparato digestivo, infecciones, hongos y leucoplasia.

 

Negra vellosa

 

Esta tonalidad negruzca esta provocada por un crecimiento excesivo de bacterias en la boca. Se trata de una infección temporal, completamente inocua originada por el uso de antibióticos, el tabaco o una higiene deficiente.

 

Morada

 

No es ni mucho menos una tonalidad alarmante, pero de nuevo conviene tratarla para minimizar los efectos que han ocasionado el problema. Esta afección en la lengua puede estar ocasionada por bacterias, medicamentos, traumatismo o venas varicosas.

 

 

Observa tu lengua y mide tu estado de salud con los signos que en ella puedes identificar. En próximas entradas de Clínica Dental Simón abordaremos otras afecciones que pueden aparecer y hablaremos de las causas que las provocan.

 

 

En Clínica Dental Simón | Tu salud dental te impide progresar en tu rendimiento deportivo

 

 

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.