‘Dietas exprés’: el enemigo de la salud dental

Con el verano a la vuelta de la esquina, es el momento de comenzar la ‘operación bikini’. Una dedicación que para muchos se convierte en obligación. El deporte y la nutrición acaparan la agenda diaria para cumplir un reto en el que las formas dan igual. El objetivo es perder esos kilos de más antes de viajar a la playa. Es en esta desesperación cuando aparecen las ‘dietas exprés’: el enemigo de la salud dental.

El cronómetro ha empezado a contar y el final de la carrera de fondo se aproxima cada día más. A menos de dos meses para que el verano entre en escena, el nerviosismo y la frustración comienzan a manifestarse.

El pensamiento se inunda de reflexiones negativas, pero no por ello menos acertadas. “Ahora tengo que hacer todo lo que no he hecho durante el año”. Con esta mentalidad se emprende la búsqueda de una fórmula milagrosa en el océano de la sabiduría, Internet.

Un simple vistazo es suficiente para encontrar un amplio abanico de posibilidades. Da igual cual sea la opción elegida, el resultado será el mismo. Este no es el único punto común de estas dietas. Rescindir ciertos grupos de alimentos o concentrar las calorías en una de las tomas es la otra coincidencia.

Efectos secundarios

Esta supresión de nutrientes básicos puede dificultar el correcto funcionamiento del organismo y afectar a la salud de los dientes y las encías. “La relación entre salud bucodental y alimentación es mucho más importante de lo que se puede pensar en un primer momento», según ha indicado la doctora Curull.

La boca es lugar donde se inicia la digestión y la falta de estos alimentos puede producir efectos secundarios como el mal aliento. Una halitosis provocada por la baja ingesta de hidratos de carbono -cetosis-.

La carencia de ciertos nutrientes también está relacionada con un déficit vitamínico. Una circunstancia que puede acarrear un descenso de los niveles de salivación, aparición de llagas e incremento de infecciones. Afecciones que favorecen el desarrollo de la gingivitis y la periodontitis.

 

Deja un comentario