¿Adulto y con dientes de leche? Un caso más habitual de lo que pensamos

Alrededor de los 12 años, la mayoría de personas ya han cambiado todos sus dientes de leche para dejar paso a los definitivos. Pero un ¿adulto y con dientes de leche? Un caso más habitual de lo que pensamos. Existe un 6-8% de la población que, a pesar de alcanzar la edad adulta, conserva alguna de sus piezas de leche. ¿A qué se debe esta situación?

Aunque no conozcamos ningún caso, suele ser más habitual de lo que pensamos. Según los expertos, las causas que desencadenan este tipo de circunstancia se deben a factores hereditarios, a la falta de espacio o bien a la ausencia del diente definitivo que debe sustituir al de leche.

Esta singularidad es conocida como agnesia dentaria y suele detectarse en las primeras radiografías dentales realizadas durante la infancia o la adolescencia. Normalmente, los dientes de leche que se conservan a una edad adulta suelen ser los caninos o los premolares superiores.

Las últimas investigaciones apuntan a que la agnesia dentaria puede estar relacionada con procesos infecciosos sufridos por la madre antes y durante el embarazo, como la tuberculosis o la rubeola. Además, un alto porcentaje de los niños que padecen enfermedades como Síndrome de Down o labios leporinos, presentan esta anomalía dental.

Soluciones

Como señalamos, los principales problemas que se pueden presentar son estéticos. Hay que tener en cuenta que si el diente sufre infecciones o deterioro deberá ser extraído y sustituido por una pieza artificial.

En cuanto a los problemas funcionales, lo que se suele dar es la oclusión dental defectuosa, es decir, un mal alineamiento de los dientes. Esto puede desencadenar molestias al masticar, dificultades en el habla o una apariencia anormal de la cara.

En los casos en los que el diente no crece por falta de espacio, los odontólogos recurren a un tratamiento de ortodoncia o bien a rellenar el espacio a través de un implante.

Por todo ello, los adultos que poseen dientes de leche deberán hacer mayor hincapié en su cuidado, ya que son más propensos a padecer caries y otras enfermedades.

Deja un comentario