Los piercings en la lengua, un accesorio peligroso

Es el complemento favorito de muchos jóvenes. El accesorio perfecto para adornar la anotomía, que genera adicción a quien lo porta. Es imposible no repetir la experiencia de volver a sufrir esa sensación de dolor y placer cuando el sufrimiento concluye. Pero cuidado, los piercings en la lengua son un accesorio peligroso.

El Consejo General de Dentistas ha advertido de sus efectos nocivos. “Este accesorio es uno de los factores de riesgo más importantes para la salud bucodental”.

Infecciones

La higiene es fundamental, en el entorno húmedo de la boca habitan cientos de bacterias. Incumplir estas pautas de limpieza puede derivar en una infección local que podría llegar al torrente sanguíneo y alcanzar otros órganos.

Fracturas y fisuras dentales

Morder y jugar con el piercing es un hábito muy común. Una acción aparentemente inocua, pero que puede ser más perjudicial de lo que parece. El esmalte dental es quien más sufre con este gesto. De hecho, esta diversión puede ocasionar fracturas y fisuras en la estructura dental.

Traumatismos

Para colocar este accesorio en la cavidad oral es necesario realizar una perforación en la lengua. Al atravesar el músculo se puede dañar el nervio. La consecuencia puede ser una pérdida de sensibilidad temporal o permanente e incluso dificultar el habla.

Retracción en las encías

Un problema que va más allá de lo estético. El tejido de las encías se retrae o se desconecta de los dientes, una gran noticia para las bacterias. Este fenómeno se vincula a la enfermedad gingival o periodontal, pero también se relaciona con los piercings. Tanto si están ubicados en el labio o en la lengua.

Estos son los motivos por los que los piercings en la lengua son un accesorio peligroso. Tuya será la decisión de adornar tu cavidad oral con este accesorio. Si finalmente decides hacerlo, no dudes acudir a Dental Simón ante cualquier complicación.

Deja un comentario