Los peligros de obsesionarse por el blanco de los dientes

Algunas personas sufren una férrea obsesión por tener los dientes muy blancos, incluso cuando estos ya lo están, llegando a negar la propia realidad. Este grave problema se conoce como blancorexia y afecta por igual a hombres y mujeres.

La blancorexia puede suponer un importante riesgo para la salud bucodental. Si una persona abusa de productos blanqueantes con contenido químico, puede llegar incluso a perder los dientes.

Además, pueden sufrir otras enfermedades como la gingivitis, la desmineralización o la necrosis pulpar, es decir, irritaciones severas en las encías, paladar o garganta, así como daños en la matriz del esmalte y perjuicios en la pulpa dental irreversibles.

Nuestras piezas dentales tienen un límite de blancura, es decir, por más que nos sometamos a tratamientos de blanqueamiento, si ya hemos llegado al tope, no conseguiremos blanquearlos más.

Según estudios recientes, la blancorexia es un trastorno que cada año afecta a más personas. Los cánones de belleza inalcanzables a los que está expuesta la sociedad puede ser uno de los motivos que fomenta este tipo de obsesiones.

¿Cómo se puede detectar la blancorexia?

Es importante dejar claro que la blancura de los dientes no es síntomas de mayor higiene y salud. Cada persona posee un tono diferente en sus dientes, definido por sus características genéticas.

La realidad es que los dientes más sanos y fuertes no tienen un color blanco natural, sino un blanco azulado y translúcido.

Es fundamental que los dentistas estén alerta para detectar este tipo de trastorno y poder hacerle frente a tiempo. La blancorexia es una patología que necesita un tratamiento psicológico y una atención especial por parte del odontólogo.

Asimismo, es preciso recordar que es imprescindible que cuando nos sometamos a un tratamiento de blanqueamiento dental lo hagamos en manos de un profesional cualificado. Los blanqueamientos no son perjudiciales para la salud si se hacen con supervisión y en los intervalos de tiempo adecuados.

Deja un comentario