El fin de las mascarillas incrementa la demanda de tratamientos de estética dental

 

 

La necesidad de utilizar los cubrebocas, para combatir la pandemia, ha provocado que se conviertan en un accesorio imprescindible a lo largo de estos años. El cambio de obligatoriedad anunciado hace unas semanas, ha dado lugar al síndrome de la cara vacía. Una sensación de desprotección que ha permitido que ciertas inseguridades afloren. En este nuevo artículo de Clínica Dental Simón te descubrimos cómo el fin de las mascarillas incrementa la demanda de tratamientos de estética dental.

A lo largo de estos dos años se han convertido en nuestro escudo protector. La vuelta a la normalidad supone despojarnos de ellas y mostrarnos desnudos ante los demás. En gran medida, este sentimiento surge de la experiencia vivida durante estos años. Al principio de la pandemia nos dimos cuenta de la importancia de una sonrisa. Sentimos como nuestra expresión se limitaba a una mirada y tuvimos que aprender a demostrar nuestra complicidad solo con los ojos. Poco a poco fuimos construyendo en nuestro imaginario una imagen con rasgos más armónicos de nuestros interlocutores. Facciones dibujadas a la perfección que ahora se tornan para generarnos inseguridades.

 

Inseguridades dentofaciales

 

Los expertos ya han establecido un nombre para esta sensación: síndrome de la cara vacía. Su prevalencia es mayor en adolescentes, pero los adultos también pueden sufrir este fenómeno. Existen ciertas recomendaciones que pueden ayudarnos a superar este síndrome pasajero. Aunque deben preocuparnos las conclusiones de un estudio, publicado en la Revista Americana de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (AJO-DO), en el que aseguran que un 47,9% de los adolescentes consultados se autolesiona a causa de sus características dentofaciales.

 

Auge de la ortodoncia

 

Esta relevancia de la estética dental ha aumentado los tratamientos de ortodoncia, pero no es la única especialidad que ha incrementado su demanda.  La halitosis o mal aliento es otro de los problemas que más nos atemorizan. Con la nariz y boca tapados hemos sido conscientes de un trastorno que puede tener un origen prepandémico. Las limpiezas orales y las visitas al dentista para abordar esta situación también se han convertido en un denominador común.

 

 

El fin de las mascarillas incrementa la demanda de tratamientos de estética dental. Pero más importante que nuestra imagen es proteger nuestra salud bucodental. No te olvides de acudir a tus revisiones periódicas con los especialistas de Clínica Dental Simón.

 

 

En Clínica Dental Simón | Esta primavera no descuides tu sonrisa

 

 

 

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.