Cómo hacer frente al bruxismo

El bruxismo se produce cuando se aprietan de manera inconsciente los dientes superiores y los inferiores. Popularmente se conoce como el rechinamiento de dientes y puede llegar a ser muy dañino para las piezas dentales.

El bruxismo puede provocar desgaste en los dientes, así como dolores de cabeza, de mandíbula, de oído o sensación de cansancio. También puede ocasionar alta sensibilidad dental al frío, al calor o a los dulces e, incluso, generar insomnio. Las piezas dentales más afectadas suelen ser los premolares.

Si el bruxismo no se trata a su debido tiempo puede llegar a destruir completamente los dientes y provocar lesiones en la mandíbula.

El origen de este hábito está asociado al estrés o la ansiedad. La cafeína, el tabaquismo, el alcohol o los factores del sueño también influyen en su aparición.

Normalmente, las personas que padecen bruxismo no suelen percatarse de ello, ya que se produce de manera inconsciente. Lo más frecuente es que sean las personas de su alrededor las que identifiquen este mal hábito.

 

Cómo hacer frente al bruxismo

 

Para tratar el bruxismo se suelen utilizar protectores dentales o una férula que imiten el patrón de mordida. El paciente se coloca esta férula antes de acostarse con el objetivo de evitar que los dientes sufran roturas.

El bruxismo puede clasificarse como primario o secundario. En el primario, no hay causas evidentes que justifiquen su aparición; en cambio el secundario está asociado a un trastorno clínico neurológico, medicamentos o el consumo de altas dosis de cafeína.

Asimismo, existen numerosos recursos para prevenir nuevos episodios de bruxismo o eliminar el dolor que este produce:

  • Practicar ejercicios de relajación
  • Aplicar hielo o paños calientes en la zona de dolor
  • Evitar comer alimentos duros o dulces
  • Practicar deporte para estimular un sueño más profundo
  • Masajear la zona donde se produce el dolor

 

Sigue los consejos de Clínica Dental Simón en Facebook.

Deja un comentario