De la boca a la mente

de-la-boca-a-la-mente-1200x675.jpg

¿Sabías que una mala higiene bucodental puede afectar a tu salud mental y viceversa? La acumulación de bacterias en la cavidad bucal puede tener importantes consecuencias no sólo físicas, ya que también puede ser señal u origen de algunos problemas en nuestro cerebro. En Clínica Dental Simón te mostraremos algunos problemas que pueden pasar de la boca a la mente.

En primer lugar, es necesario señalar que los trastornos mentales no significan lo mismo que las enfermedades psiquiátricas. Dentro de los primeros, se engloban patologías como la apnea del sueño, dificultad para la concentración y la ansiedad. Y dentro de las segundas, podemos encontrar la depresión, el trastorno bipolar, la esquizofrenia, o la demencia entre otros.

¿Cómo se produce el cambio?

Los últimos estudios demuestran que la transmisión de las bacterias bucales al cerebro es posible mediante el torrente sanguíneo en las arterias coronarias, las cuales proporcionan al corazón la irrigación que necesita y, de ahí, pueden llegar a nuestro cerebro, de modo que también podemos deducir que algunas enfermedades cardiovasculares pueden ser consecuencia de la mala higiene bucal.

¿Cuáles son las señales a detectar?

Son diversos los signos que pueden aparecer en nuestro cuerpo, entre los que podemos encontrar cambios de color en los dientes, manchas, encías inflamadas que pueden indicar una gingivitis, sangrar durante el cepillado como consecuencia de la acumulación de placa o problemas en las encías, movimiento de las piezas dentales o problemas al masticar y morder.

Tampoco podemos olvidar las señales que se hacen presentes en la lengua, como las llagas, modificaciones en el color o la textura del músculo, o el mal aliento.

¿Cómo puedo evitarlo?

La aparición de trastornos mentales puede darse por diversas causas, no necesariamente físicas, ya que la carga genética puede jugar un papel importante en este asunto. Sin embargo, la relación entre este tipo de problemas y la mala higiene o las dolencias bucodentales pueden alimentarse recíprocamente, por lo que es recomendable intentar mantener nuestros dientes bien cuidados (cepillado diario, uso del hilo dental y enjuagues bucales y evitar consumir alimentos que puedan dañar el esmalte).

 ¿Qué puede hacer mi dentista?

En el caso de sufrir depresión, ansiedad o cualquier tipo de enfermedad, el odontólogo deberá identificar a estos pacientes, puesto que componen un grupo con características particulares y factores de riesgo comunes para desarrollar patologías bucodentales.

Como podemos ver, la salud de nuestros dientes y encías es más importante de lo que parece, de modo que, desde Clínica Dental Simón, os animamos a cuidarlos como se merecen, para evitar que los problemas de la cavidad bucal pasen de la boca a la mente.

 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


Copyright by Clínica Dental Simón 2016.